Estaban mis ojos mirando fijo a la sensual boca con la que devoraste pieles y bebiste  humedos placeres.

  Mis pupilas como un sol, ardiendo lentamente. Por eso me  veías hermosa. Te  hacía dibujarme cada espacio desde los entresijos de la memoria.  Sabes que tus imágenes se prenden fuerte, sujetando de lado a lado tus historias, como quien se aferra al placer entre las piernas de la noche.


Contemplo la belleza de los cuerpos y su vaivén, penetrando profundamente en los detalles, con tu voz que va de principio a fin colocándome al fondo de la habitación donde me vuelvo una amante invisible.


Puedes entrar y salir de mi universo, tal como te hundias  en sensaciones, levantando tu rostro para respirar y repetir.


La luz descendía alrededor, ocultando las confesiones de labio a labio. Habiamos cerrado este capítulo con la promesa de verte otra vez y permitir que tú  voz resuene en todos los sueños, hacía los confines de mi mente.


Venus está brillando, yo caigo en  mi lecho arqueando la espalda, siguiendo las señales.

Te abrazo para Seguir nuestro camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .