Luces

Oh darse de bocas con la soledad
la puerta que estaba abierta sólo para ti
la mañana te golpea con su hélice de sol
el cuerpo sostiene un picaporte roto
del otro lado de tu ser.


Buscas los latidos
en la alcancía de tu caja toráxica
y sale un eco
enorme
cuando susurras dentro de ese reloj
de sangre
que ahora tira tu rostro
por la ventanilla del taxi.
Un memorandum de miradas de abrelatas,
hacesluz con el encendedor
de la pestaña de tu gran amor
estas a punto de arrojarte
cuando recuerdas
que dejaste abierta la ventana
y llueve
y no tienes realmente la intención
de pasar el fin de semana en el cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .