La instante

Qué felicidad sentir que el mundo se ha vaciado.
Caminar por calles desoladas,
por el fin del mundo,
a las tres de la madrugada.
Ausencia de ausencias,
de voces y dinero.
No hay cielo ni infierno,
el aire se posa sobre mi rostro
en copos de silencio,
la noche sella mis labios
con un beso de despedida,
y abre mi corazón como una tumba.
Ningún cuerpo estaría más despierto
si lo poseyera en mi carne.
Soy la instante.
La belleza desciende.
No hay entrega: me abro.
No necesito parpadear,
todo cabe en mi pupila,
y crece tanto más cuanto se acaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .