El último mate

Pero nada satisface tanto como tu caricia, en el intenso oleaje de tu presencia, pues hay hermosas espirales que me contraen hacia el centro; hago dibujos en las nubes, y caigo de a poco en tus palabras. Beberé a sorbos pequeños el mate despidiéndose de mí. Bebo a gotas la ternura. Por mi garganta se siente la tibia emoción de ser tu ser inolvidable. Cuando los kilómetros duelan, habrá siempre en tu pecho una gran pintura viva. Y mucho sol.

Yo bebía y todo lenguaje, sonido, y tu cuerpo, todo va a mi cabeza, todo va esta noche, muy dentro, de las córneas del tiempo.

Dormiré y en mi sueño habra un jardín al abrir la ventana, y tendrá “como yo tengo” un beso en los labios y una distancia de dos miradas…y unas manos que buscan cielos que se incendian despacito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.