Ella, tenía los ojos de adormecedora de mares

Ayer la vi. Tenía los ojos oscuros y brillantes. E iba contra el viento adormeciendo todos los mares. Su cabello largo, su dominante presencia me llevaba de acuerdo sus deseos.

Ella, que siempre esta muy lejos (en otro tiempo), aun estando tremendamente cerca de mi cuerpo. El mundo todavía se detiene, o da sus vueltas mucho mas despacio, cuando camina. Es extraordinaria. Y no es mía. Es de todo aquel que la contempla. Es una belleza errante, que me concedió un deseo, una sola noche, de esas que saben a secreto y a encanto. Y a ese placer que solo dan los besos y las palabras entrecortadas.

Tiene en sus manos el poder de darle sentido a los sentidos. En sus brazos pude ver más a esa corta distancia de sus pechos, mucho más allá de lo que vi en los profundos abismos de preguntas y en las frecuentes escapadas de mi cuerpo y espíritu a otros lares, con otras voces.

Dulce es su lengua que transmite caricias de otras pieles visitadas. Pude sentir todo el placer que la había atravesado antes de nuestra noche, y todo el conjunto de maravillas que le esperan. Con su tacto seguía convocando a todo aquel que me hiciera emerger del silencio que me hunde en las olas de su mirada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.