Todos nuestros lugares

     Inventario de noches que aun laten sobre el pecho, el abrazo roto que se desliza por mis hombros, la película que vimos sin desnudarnos, los ojos que te contemplan todavía y que tu veras para siempre. La sentencia de caminar, de rendirse a la ternura, las olas bien grandes que cubren el mar y el silencio que castiga con dulzura al volver la piel hacia todos nuestros lugares.

      Te sonrío y hacia abajo del tiempo, estoy como un atlas deteniendo tu mundo al girar. Hago danzar las vueltas de la vida. Hago reír tu vientre. Vuelvo  a  dormir en la  cabaña rodeada de naturaleza, y a  sentir el  frío de no abrazarte porque nos contemplan. Tus hojas y listas de viaje que yo tachaba con mi letra ilegible. 

     Te beso, besando nuestras citas a ciegas, tu aliento con cigarro que se esfuma, la terca visita de tus mareos cotidianos, la armadura que yo se como quitarte aunque luches conmigo y me lastimes. Encontrarte como  la única mujer,   ahí donde hay un mundo feliz, donde tomamos nuestras dosis de soma olvidando a la mas imperfecta de las dictaduras. Ver como te dejas   herir por la realidad, que yo suavizo para ti con las manos. Tu tacto que aprende a esculpir emociones, y me observa latir en el principio de tu pecho. El espacio que hay entre tu imaginación y tu miedo, entre mi amor y la ansiedad por rodear los continentes colgada de tu cuello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .