Puedes ser más hermosa, más intensa y profunda que el tiempo, con más color que el recuerdo mismo, exagerado en los detalles, con sus lluvias y sus expresiones tiernas.  Puedes verte tan bien, mirándome, con tu acostumbrado silencio, tu acostumbrado ritmo cotidiano de suavidades y filos, de fuego muy delicado y entrada al vacìo. Tu puedes traerme en realidades simultáneas, en cosas de dos, de mil, de millones, en inciertos y en lugares de luz, en esa gran verdad de tu caricia, en el agua de tu boca, en mi hablar de ti, de la gente, de los lugares que visité teniéndote al lado, en aquellas lágrimas que solo tu conoces, de mi figura al borde de la cama que te busca de día y noche, en el alma que no se detiene y sueña más allá del miedo mismo a enfrentarnos ahora, balbuceando un te quiero en tono leve, gritando en comas y puntos, todo esto que no se puede ver que tengo en la mano, detenido, sin poder esperar por tu tacto.

Puedes ser más que este día el entendimiento del dolor, y mostrarme tu otro rostro ese que yo solo supe encontrar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .